¿Por qué es necesario un Fórceps en el parto?

Es un instrumento quirúrgico que se utiliza para asistir el parto y faciltar el paso de la cabeza del bebé por el canal. Es una pinza redondeada diseñada especialmente para sujetar su cabecita a la altura de las orejas.

El Fórceps es un instrumento quirúrgico que se utiliza para asistir el parto y facilitar el paso de la cabeza del bebé por el canal. Es una pinza redondeada diseñada especialmente para sujetar su cabecita a la altura de las orejas del recién nacido. Conoce su funcionamiento en este artículo.

¿Cómo es el uso del Fórceps?

Si bien no es un procedimiento de rutina, se realiza en diversos casos, como por ejemplo:

  • Si el bebé se presenta de nalgas- el fórceps se utiliza para proteger la cabeza, que saldrá última.
  • Si el bebé se encuentra en posición pero no continua el descenso por el canal del parto, y empieza a mostrar signos de estrés fetal.
  • Si por acción de la anestesia peridural la madre no puede pujar.
  • Si las contracciones uterinas son débiles.
  • Si el trabajo de parto ha dejado a la madre exhausta.

Durante la fase del expulsivo, cuando el cuello del útero se encuentra completamente dilatado y el bebé ha descendido al canal de parto, el médico coloca el fórceps dentro de la vagina.

Cuando el instrumento es asegurado a los costados de la cabeza del bebé, el médico tracciona gentilmente mientras la madre puja. El resto del parto se realiza normalmente.

 El Fórceps y la Episiotomía

El uso de fórceps es frecuentemente acompañado de una episiotomía previa, para la cual se utiliza la anestesia peridural o un anestésico local.

La palabra “fórceps” genera mucha inseguridad en los padres. Si bien es un procedimiento muy seguro y generalmente es preferido a la cesárea de emergencia, cabe resaltar que conlleva una serie de riesgos:

  • Marcas en el rostro del bebé que desaparecen a los pocos días.
  • Ocasionalmente puede producir lesiones en el nervio facial, sin embargo estas lesiones son generalmente temporales y mejoran sin tratamiento unos días más tarde.
  • Lesiones en la vagina y/o la vejiga de la madre.

Por estos motivos, el parto asistido por fórceps se realiza siempre que sus beneficios superen sus riesgos. Se recomienda a los futuros papás que aclaren todas las dudas con su médico obstetra previo al momento del parto. De este modo, estarán preparados para cualquier eventualidad que surja al momento de traer a su bebé al mundo.

Te puede interesar

Insomnio y cansancio durante el post parto

Cuando el bebé está en casa, tus momentos de descanso dependen de su sueño. Incluso, es común que no logres dormir cuando tengas la oportunidad de hacerlo. Por suerte, se trata de una etapa que lograrás superar siguiendo algunos sencillos consejos.

  • Descansar no siempre implica dormir: si tu bebé está durmiendo y no tienes sueño, puedes aprovechar ese momento para hacer algo que te gratifique. Leer algo ameno, escuchar música o hacer ejercicios suaves puede resultar reparador. Prueba mantener una respiración lenta durante algunos minutos para reponer energía y relajarte.
  • Buena alimentación: el cansancio suele crispar los nervios; por eso, ayúdate con una buena dieta y evita las comidas pesadas, las bebidas colas y el café. Prueba infusiones alternativas de tilo o valeriana. También ten presente que no es momento para obsesionarse con dietas para bajar de peso.
  • Pasea a tu bebé: si tu pediatra lo permite, y no hace mucho frío o calor, puedes llevar a tu bebé de paseo en el cochecito por tu barrio. Cuando caminas te ejercitas y recuperas energía.
  • Apoyo familiar: puedes aprovechar los fines de semana para lograr un descanso más profundo. Busca delegar los cuidados de tu bebé en tu marido o en los abuelos. Cambiar los pañales o dar el biberón puede ser de gran ayuda para revertir parte del agotamiento que acumulas en la semana. Además, es importante que la familia esté atenta para advertir cualquier signo de depresión post parto, típico de este período.

Te puede interesar