Beneficios del sexo en el embarazo

El sexo y un embarazo seguro y placentero son totalmente compatibles.

El sexo en el embarazo es totalmente compatible.A pesar de los miedos típicos de las futuras mamás (¡y también de los futuros papás!), la mayoría de las mujeres embarazadas puede mantener relaciones sexuales normalmente. Sólo en algunos embarazos considerados de alto riesgo los médicos pueden aconsejar ciertos cuidados o abstinencia durante un período.

Las dudas más comunes sobre el sexo en el embarazo

Las dudas sobre este tema son completamente normales y es recomendable que hables de ellas con tu doctor. Muchos padres temen que la actividad sexual le haga mal al bebé, o que el bebé la note. Sin embargo, él está completamente protegido por un almohadón de líquidos en el interior de tu útero y por tu abdomen. Lo único que va a percibir es un cambio en tu respiración y el palpitar más fuerte de tu corazón, lo que no lo afecta.

El embarazo y el deseo sexual

El impacto del embarazo sobre el deseo sexual depende de cada mujer, y también, de la etapa del embarazo. Los elevados niveles hormonales que tienes en este período pueden aumentar tu deseo sexual. El incremento de los vasos sanguíneos y la mayor lubricación también te pueden provocar mayor excitación.

Por otro lado, tal vez te sientas más incómoda debido a las náuseas, el cansancio y todos los cambios que experimentas. Esto puede inhibir un poco el deseo sexual. No te preocupes si esto es lo que te está pasando: la mayoría de los síntomas desaparecen luego del tercer mes, y te permiten volver a disfrutar de tu sexualidad.

Quizás sientas desinterés por parte de tu pareja. ¡No te preocupes! Muchos papás también tienen sus dudas y miedos, esto no significa que te encuentre menos deseable. Lo mejor es que hablen de sus necesidades y temores juntos. Por otra parte, a veces los hombres encuentran tan atractivos los cambios que experimenta el cuerpo de la mujer, como el crecimiento de pechos y unas curvas más exuberantes, que ese deseo sexual se ve incrementado.

A medida que el embarazo progresa, tu barriga va a ir aumentando. A partir del cuarto mes de embarazo no es recomendable acostarse sobre tu espalda por el peso que el útero puede ejercer sobre algunos vasos sanguíneos, pero sólo se necesita un poco de capacidad de adaptación para encontrar la posición más cómoda para esta etapa.

Si luego de una relación sexual notas algún sangrado, no te preocupes. Posiblemente no sea nada grave, pero es importante que se lo comuniques a tu obstetra antes de volver a tener relaciones.

Supera tus miedos y disfruta el sexo con tu pareja: la mayoría de las mujeres opina que durante el embarazo tuvo una experiencia más plena y cariñosa.

Te puede interesar

¿Por qué se presenta la infección vaginal en el embarazo?

Durante os meses de gestação, se produzem mudanças no pH vaginal. Por esta razão, os especialistas consideram que é a etapa mais vulnerável para a ploriferação de bactérias

A gravidez representa um período de mudanças para todas as mulheres. É uma etapa em que tudo se modifica, desde as variações mais perceptíveis, como a ansiedade e o aumento de peso, até alterações do organismo pouco conhecidas, como as infecções vaginais.

Questão de hormônios

Durante os 9 meses de gestação, o nível de hormônios femininos muda e afeta diretamente o pH da área genital. No cotidiano, o pH da zona vulvar é ácido e inferior ao de outras partes do corpo, se situa em uma média de 3.8 a 4.2, com a finalidade de impedir o crescimento de bactérias. No entanto, durante a gravidez, a futura mamãe vive diversas mudanças hormonais, que comprometem diretamente a capa protetora ácida. Desta maneira, a variação para um pH maior que 4.2 pode alterar o equilíbro em detrenimento da flora habitual, o que deixa espaço para a ploriferação de gérmens patógenos. Por essa razão, os 9 meses de gestação representam uma das etapas mais vulneráveis da mulher para adquirir infecções ginecológicas.

Prevenir é melhor

É necessário que todas as mamães tomem cuidados especiais para manter sua zona íntima limpa e protegida durante esta importante etapa da vida.

Entre as principais recomendações encontram-se:

  • Usar roupa íntima de algodão.
  • Não usar roupa muito justa ou de materias sintéticos.
  • Lavar a roupa íntima com sabão em barra e enxaguar bem, sem deixar resíduos.
  • Lavar a zona íntima com um sabonete especial com pH ácido, que limpe, hidrate e ajude a prevenir infecções na área vulvoperineal.
  • Não se recomenda utilizar talcos, aromatizantes ou sais de banho.
  • Evitar traumatismos na região genital como arranhões (de coçar), depilação ou fricção.
  • Ao notar mudanças no fluido vaginal, ardor ou mau odor, não automedicar-se e consultar o ginecologista ou obstetra.

Te puede interesar