10 Semanas de embarazo - Exámenes durante el embarazo

En esta etapa vas a tener que realizarte varios exámenes de laboratorio establecidos por pautas de salud prenatal. Es recomendable que tengas anotadas las preguntas para el médico así no te olvidas de nada en el momento de la consulta.

Al cumplir 10 semanas de embarazo tienes que realizarte algunos exámenes de laboratorio establecidos por pautas de salud prenatal. Usualmente, en los embarazos catalogados como de bajo riesgo, los controles prenatales son mensuales hasta la semana 37, entre estos controles pueden estar incluidas las ecografías trasvaginales o las ecografías obstetricas, y luego los controles se hacen semanalmente hasta el parto. Si tu embarazo es considerado de alto riesgo, el esquema puede variar y aumentar los cuidados durante las diferentes etapas del embarazo. Es recomendable que anotes todas las preguntas que te surjan para que al estar en consulta con tu médico no olvides ninguna.

Dudas frecuentes durante estas semanas de embarazo

De las cuestiones que preocupan a todas las embarazadas una especialmente recurrente es sobre la posibilidad de mantener relaciones sexuales. La respuesta, para la gran mayoría de las embarazadas, es sí. Pero existen excepciones, por ejemplo aquellas embarazadas que han sido puestas en reposo por amenaza de aborto o aquellas que presenten sangrado genital, o por otra indicación médica.

¿Y qué está pasando con tu cuerpo ahora?

El útero tiene el tamaño de una naranja grande y puede ser palpado a través del abdomen. Puedes sentir que estás engordando y que tus pechos están creciendo: no te sientas mal, es totalmente normal en esta etapa del embarazo. Tal vez te sientas cansada, trata de dormir y delega todo el trabajo posible.

El desarrollo de tu bebé después de 10 semanas de embarazo

Esta es la última semana que lo llamaremos embrión, la próxima será formalmente un feto. Los órganos genitales se definen claramente y tu bebé mide aproximadamente 3,5 centímetros y tiene un peso de alrededor de 10 gramos. En las extremidades se visualizan codos y rodillas, las orejas son muy nítidas y ya aparecen los párpados. El cordón umbilical ya está formado y es el elemento que cumple la vital función de transportar a tu bebé oxígeno y nutrientes.

Tratamos de ser lo más precisos posible, pero teniendo en cuenta que las tasas de crecimiento y desarrollo del embarazo y del embrión son ocasionalmente diferentes en cada mujer, te recomendamos leer la semana de tu embarazo con un rango de una semana hacia adelante y una semana hacia atrás. Si tienes alguna duda adicional, no dudes en consultar a tu médico.

Te puede interesar

El Yoga y el embarazo

La actividad corporal es especialmente necesaria durante el embarazo. El cuerpo sufre una serie de cambios que afecta tu estado de ánimo y producen dolores o molestias físicas como náuseas, dolores lumbares, hinchazones de pies, estrías, etc.

La actividad corporal es especialmente necesaria durante el embarazo. El cuerpo sufre una serie de cambios que afecta tu estado de ánimo y producen dolores o molestias físicas como náuseas, dolores lumbares, hinchazones de pies, estrías, etc. Para combatir estos dolores el yoga y el embarazo se llevan muy bien.

Durante la gestación de tu bebé es muy importante acompañar todos estos cambios con una actividad física que te permita relajarte mentalmente y vivir tu embarazo con la plena felicidad que mereces.

¿Cómo practicar el yoga en el embarazo?

La práctica de las meditaciones yóguicas te ayudan en este aspecto logrando un equilibrio físico y emocional. Las asanas (posturas yóguicas) permiten conectarte con tu bebé y transmitirle toda la paz y la energía positiva para un crecimiento saludable.

También reducen la ansiedad por el hijo que crece dentro de ti y el temor que causa el miedo al dolor y a lo desconocido, ayudando a conectarte con tu cuerpo y fortaleciendo tu mente para mantenerla en calma en los momentos necesarios.

Por otro lado, la pranayama (respiración yóguica) te ayuda a evitar la fatiga, la tensión nerviosa, a eliminar toxinas y te obliga a concentrarte, no perder tu ritmo e ir más allá del dolor, logrando de este modo un parto más fácil y corto.

No es necesario que te encuentres realizando yoga anteriormente para poder practicarlo durante tu embarazo. La actividad física será beneficiosa para tu salud y la de tu bebé.

No existe un yoga especial para embarazadas, sino que se adaptan las prácticas normales a las necesidades de las futuras mamás, por lo que esta práctica se realiza con grupos exclusivamente de embarazadas, que además te permiten la posibilidad de compartir tus experiencias con otras mujeres que, como tú, atraviesan por esta etapa tan bella de la vida de una mujer.

Si te das a la tarea de practicar, en intenet puedes encontrar muchas madres blogueras que adquirieron esta actividad para hacer de su embarazo una experiencia saludable. Consulta cualquier ejercicio con tu médico.

Te puede interesar