39 semanas de embarazo: ¡Duerme!

Aprovecha este tiempo para descansar y compartir momentos de intimidad con tu pareja. Largas caminatas suaves pueden prepararte mejor para el parto.

Legadas las 39 semanas de embarazo aprovecha este tiempo para descansar y compartir momentos de intimidad con tu pareja. Unas suaves y largas caminatas pueden ayudarte a disminuir el dolor de las contracciones, en pocas palabras, mejorar tus condiciones física para el parto.

Los signos del preparto pueden darse en cualquier momento. Algunas señales, son las siguientes:

La rotura de la bolsa de agua puede darse en forma brusca todo junto, o presentarse como una pérdida menor de líquido continuada.

Si al cabo de una hora las contracciones continúan con igual ritmo o son aún más frecuentes, sin duda debes llamar a tu médico ya que el parto es casi un hecho.

Recuerda que desde el inicio del parto hasta el nacimiento del bebé pueden transcurrir entre 8 y 12 horas.

Llama a tu obstetra si has roto bolsa, tienes fiebre o dolor abdominal, dolor de cabeza agudo o alteraciones en tu visión.

Tu cuerpo en las 39 semanas de embarazo.

Pueden estar pasando dos cosas: que te sientas cansada o llena de energía. Es posible que experimentes períodos de contracciones rítmicas que luego cesan. Es lo que comúnmente se denomina preparto. Tu cuello ha estado madurando para el parto, preparándose para dilatarse.

Tu bebé en las 39 semanas de embarazo.

El nacimiento puede suceder en cualquier momento y tu bebé ha aumentado algo más de peso pero tú probablemente muy poco o nada. Mide entre 49 y 51 cm y pesa alrededor de 3.400 gramos. El lanugo ya le ha desaparecido casi en su totalidad y el cuerpo de tu bebé está listo pronto para nacer.

Tratamos de ser lo más precisos posible, pero teniendo en cuenta que las tasas de crecimiento y desarrollo del embarazo son ocasionalmente diferentes en cada mujer, te recomendamos leer la semana de tu embarazo con un rango de una semana hacia adelante y una semana hacia atrás. Si tienes alguna duda adicional, consulta con tu médico.

Te puede interesar

El Yoga y el embarazo

La actividad corporal es especialmente necesaria durante el embarazo. El cuerpo sufre una serie de cambios que afecta tu estado de ánimo y producen dolores o molestias físicas como náuseas, dolores lumbares, hinchazones de pies, estrías, etc.

La actividad corporal es especialmente necesaria durante el embarazo. El cuerpo sufre una serie de cambios que afecta tu estado de ánimo y producen dolores o molestias físicas como náuseas, dolores lumbares, hinchazones de pies, estrías, etc. Para combatir estos dolores el yoga y el embarazo se llevan muy bien.

Durante la gestación de tu bebé es muy importante acompañar todos estos cambios con una actividad física que te permita relajarte mentalmente y vivir tu embarazo con la plena felicidad que mereces.

¿Cómo practicar el yoga en el embarazo?

La práctica de las meditaciones yóguicas te ayudan en este aspecto logrando un equilibrio físico y emocional. Las asanas (posturas yóguicas) permiten conectarte con tu bebé y transmitirle toda la paz y la energía positiva para un crecimiento saludable.

También reducen la ansiedad por el hijo que crece dentro de ti y el temor que causa el miedo al dolor y a lo desconocido, ayudando a conectarte con tu cuerpo y fortaleciendo tu mente para mantenerla en calma en los momentos necesarios.

Por otro lado, la pranayama (respiración yóguica) te ayuda a evitar la fatiga, la tensión nerviosa, a eliminar toxinas y te obliga a concentrarte, no perder tu ritmo e ir más allá del dolor, logrando de este modo un parto más fácil y corto.

No es necesario que te encuentres realizando yoga anteriormente para poder practicarlo durante tu embarazo. La actividad física será beneficiosa para tu salud y la de tu bebé.

No existe un yoga especial para embarazadas, sino que se adaptan las prácticas normales a las necesidades de las futuras mamás, por lo que esta práctica se realiza con grupos exclusivamente de embarazadas, que además te permiten la posibilidad de compartir tus experiencias con otras mujeres que, como tú, atraviesan por esta etapa tan bella de la vida de una mujer.

Si te das a la tarea de practicar, en intenet puedes encontrar muchas madres blogueras que adquirieron esta actividad para hacer de su embarazo una experiencia saludable. Consulta cualquier ejercicio con tu médico.

Te puede interesar