Busca tiempo para ti

Cuando tu pequeño se empieza a mover, significa que tendrás una sombra fiel acompañándote en todo lo que hagas. Entonces, ¿cómo cuidarte y tener un poco de tiempo personal cuando tu bebé está siempre contigo?

En esta etapa, tu bebé ya debe tener una rutina de sueño establecida, por lo que puedes pasar un poco de tiempo atendiendo tus necesidades personales mientras él duerme. Sin embargo, cuando esté despierto necesitarás encontrar maneras que te permitan hacer cosas que funcionen para ambos lo que por lo general significa hacerlo juntos.

Aptitud

Probablemente tu pequeño está dispuesto a salir y hacer algunas actividades. Esto puede incluir gatear en la arenera del parque o acompañarte cuando vayas a dar un paseo. Así que ponte tu ropa para hacer ejercicio cuando salgas y diviértanse juntos.

Pueden hacer castillos de arena juntos y animarlo a caminar. Una vez que han tenido suficiente actividad, pon a tu bebé en el cochecito y den un par de vueltas rápidas alrededor del parque. También puede utilizar a tu bebé como peso para algunos ejercicios si así lo deseas.

Consejos de maquillaje

Un espejo de cuerpo entero es la respuesta mágica para maquillarte en paz.

Por la mañana, una vez que tu pequeño ha sido vestido y alimentado, es tu turno

Basta con ponerlos en el cochecito frente al espejo de cuerpo entero.

Tu bebé disfrutará de mirar su reflejo en el espejo mientras te maquillas en relativa paz y tranquilidad.

Salir a tomar una taza de café

Los días en los que salías a tomar café con tus amigas llevan un largo tiempo en espera. Sin embargo, ahora es posible ponerse al día con los amigos si planeas tu salida con cuidado. Asegúrate de planificar la salida para un momento en el que tu bebé haya dormido y esté tranquilo y relajado. 

Elije un lugar donde los niños sean bienvenidos, preferiblemente algún lugar que tenga un espacio de juego seguro. Trae tus propios aperitivos para asegurarte de que tu bebé se alimente y si tu amigo no tiene hijos, lo mejor es dejarle saber de antemano que no podrás estar más de una hora.

Si tu bebé tiene un libro o un juguete favorito que crees que podría mantenerlo ocupado, llévalo contigo. Esto puede comprarte algunos minutos adicionales al final de la salida.

Los paseos de compras al supermercado

Muchos padres prefieren hacer sus compras en línea en lugar batallar con sus bebés en los supermercados, sin embargo, a veces es inevitable.

La clave para una salida exitosa es la organización. Haz una lista donde esté muy claro lo que tienes que comprar y así estimar el tiempo que necesitas permanecer en el almacén y cuál puede ser el momento en el que sea más tranquilo. Esto suele significar ir muy temprano, a media mañana o por la tarde.

Trata de ir al almacén una vez tu bebé haya terminado su siesta, haya comido y esté hidratado. Es mucho menos probable que comience a exigir cosas si su barriga está llena.

Deja que tu pequeño "te ayude". Esto significa dejarlos tocar las manzanas que has elegido o involucrarlos en una conversación mientras tu eliges los productos que necesitas. Por ejemplo: "¿cuál de estas naranjas te parece mejor?" O "¿Qué color de champú te parece mejor, el azul o el rojo?"

Los paseos para comprar ropa

Para la mayoría de los padres esto es una actividad que prefieren hacer solos, sin embargo, ocasionalmente tendrás que llevar a tu pequeño contigo mientras compras ropa.

Aparte de asegurarte de que el bebé tenga la barriga llena y esté bien descansado, necesitas tener cómo distraerlo, puede ser con un juguete o con un libro. También puedes tener en tu celular algunas canciones que sepas que le gustan y que pueden entretenerlo. Ponle unos audífonos y déjalo disfrutar de la música.

Lo mejor es mantener al bebé en el cochecito y buscar tiendas que tenga probadores amplios. Asegúrate de mantener a tu bebé con correa y bajo tu mirada vigilante todo momento. Por lo general, se interesan mucho en los espejos y te observan mientras te pruebas la ropa.

Trata de ser flexible siempre que lleves a tu bebé contigo. Es importante aceptar que incluso con la mejor voluntad del mundo, las cosas pueden no funcionar. Tu bebé puede decidir hacer una escena y puede que tengas que dejar pendiente tu lista de cosas por hacer, mañana será un nuevo día.

Te puede interesar

Dejando el chupo

Unas fotos recientes de Suri Cruise de cinco años de edad chupando su chupo ha causado diferentes noticias alrededor del mundo. Si bien muchas personas se oponen al uso de ellos, no se puede negar que es una bendición para muchos padres. Aparte de ser fáciles de reemplazar si se pierden o se dañan, son una excelente forma para ayudar a que el bebé se tranquilice.

Pero, ¿cuándo debes abandonar el chupo? Y lo más importante, ¿cómo puedes hacerlo de una manera que minimice el estrés para ti y tu pequeño?

¿Cuándo debería quitarle el chupo?

Cuando tu bebé es pequeño, sólo debería usar el chupo para calmarse, pero cuando tiene alrededor de cuatro o cinco meses esto suele cambiar por lo que expertos en el sueño sugieren que es un buen momento para abandonarlo.

Sin embargo, si lo dejas seguir usándolo, la sugerencia es que debe ser eliminado en torno a los dos años de edad. Para Natalie, madre de James (dos años de edad), esto se convirtió en una necesidad. James se despertaba varias veces por la noche y se angustiaba cuando no podía encontrar su chupo. Como resultado Natalie interrumpía su sueño regularmente ya que tenía que entrar y encontrar su chupo con el fin de que se volviera a dormir.

Además, un estudio de la Universidad de Washington indicó que el uso del chupo durante demasiado tiempo puede aumentar las posibilidades de que los niños desarrollen trastornos del habla. Un hallazgo clave fue que los niños que usaban chupo o se chupaban los dedos después de los tres años eran tres veces más propensos a tener un trastorno del habla. Así que, si tu bebé usa chupo, es muy importante limitar su uso y nunca usarlo como un medio para mantener al bebé callado.

El uso a largo plazo también puede afectar los músculos de la boca, haciendo que la lengua se mueva hacia delante contra los dientes y afecte su posición y generando problemas potenciales en el habla de tu hijo.

Consejos para abandonar el chupo

Cuando tomas la decisión de deshacerte del chupo, necesitas establecer algunas pautas para hacerlo.

En primer lugar, es útil limitar dónde y cuándo tu hijo puede usar el chupo. Idealmente, sólo debe ser a la hora de acostarse.

Es más fácil separarlos del chupo cuando son capaces de comunicarse verbalmente contigo. De esa manera puedes explicarle por qué ya no lo necesitan. Dile qué ya es un niño o niña grande y que no necesita usarlo. Una sugerencia popular, es hacer que sea menos atractivo para ellos haciendo un agujero en la parte superior del mismo, esto reduce su capacidad para chupar y lo vuelve menos agradable para ellos. Para muchos niños una vez que el chupo está "roto" perderán su interés en él.

Si es posible, establece una fecha junto con tu hijo para dejarlo y elijan un beneficiario adecuado que puede ser el hada de los dientes, Santa o el conejito de Pascua. A veces incluso tu dentista puede tener un lugar para dar de baja los chupos. Pídele a tu hijo que te lo ayude a envolver para poderlo regalar, esto les ayudará a entender mejor lo que está sucediendo.

Es importante permanecer firme una vez que haya dejado el chupo. Las tácticas de distracción son las mejores en momentos como éste y es posible que necesites encontrar un edredón, una manta suave o un juguete para darle a cambio del chupo.

Debes prepararte para ser muy paciente y apoyar a tu hijo durante la transición, pero debes dejar claro que el chupo ya no estará disponible. El chupo es una fuente de comodidad para un niño pequeño, así que trata de no quitárselo en un momento en el que estén sucediendo otros eventos importantes como un cambio de casa o la llegada de un nuevo bebé.

La vida después del chupo

Natalie sufrió tres noches con un niño muy gruñón hasta que James aceptó que su chupo no iba a volver. Ella se aseguró de entrar cada noche y tranquilizarlo dándole palmaditas suaves y hablando en voz baja con el fin de hacerle saber que no estaba solo y ayudarle a reducir sus niveles de ansiedad. Desde entonces ha dormido toda la noche.

Aunque deshacerse del chupo requiere una atención cuidadosa es importante no devolverse en el proceso una vez que hayas decidido hacerlo.

Sin embargo, lo más importante es hacerlo en un momento que sea bueno para ti y tu bebé, eso hará que la transición sea mucho menos estresante para todos los involucrados.

Te puede interesar