Busca tiempo para ti

Cuando tu pequeño se empieza a mover, significa que tendrás una sombra fiel acompañándote en todo lo que hagas. Entonces, ¿cómo cuidarte y tener un poco de tiempo personal cuando tu bebé está siempre contigo?

En esta etapa, tu bebé ya debe tener una rutina de sueño establecida, por lo que puedes pasar un poco de tiempo atendiendo tus necesidades personales mientras él duerme. Sin embargo, cuando esté despierto necesitarás encontrar maneras que te permitan hacer cosas que funcionen para ambos lo que por lo general significa hacerlo juntos.

Aptitud

Probablemente tu pequeño está dispuesto a salir y hacer algunas actividades. Esto puede incluir gatear en la arenera del parque o acompañarte cuando vayas a dar un paseo. Así que ponte tu ropa para hacer ejercicio cuando salgas y diviértanse juntos.

Pueden hacer castillos de arena juntos y animarlo a caminar. Una vez que han tenido suficiente actividad, pon a tu bebé en el cochecito y den un par de vueltas rápidas alrededor del parque. También puede utilizar a tu bebé como peso para algunos ejercicios si así lo deseas.

Consejos de maquillaje

Un espejo de cuerpo entero es la respuesta mágica para maquillarte en paz.

Por la mañana, una vez que tu pequeño ha sido vestido y alimentado, es tu turno

Basta con ponerlos en el cochecito frente al espejo de cuerpo entero.

Tu bebé disfrutará de mirar su reflejo en el espejo mientras te maquillas en relativa paz y tranquilidad.

Salir a tomar una taza de café

Los días en los que salías a tomar café con tus amigas llevan un largo tiempo en espera. Sin embargo, ahora es posible ponerse al día con los amigos si planeas tu salida con cuidado. Asegúrate de planificar la salida para un momento en el que tu bebé haya dormido y esté tranquilo y relajado. 

Elije un lugar donde los niños sean bienvenidos, preferiblemente algún lugar que tenga un espacio de juego seguro. Trae tus propios aperitivos para asegurarte de que tu bebé se alimente y si tu amigo no tiene hijos, lo mejor es dejarle saber de antemano que no podrás estar más de una hora.

Si tu bebé tiene un libro o un juguete favorito que crees que podría mantenerlo ocupado, llévalo contigo. Esto puede comprarte algunos minutos adicionales al final de la salida.

Los paseos de compras al supermercado

Muchos padres prefieren hacer sus compras en línea en lugar batallar con sus bebés en los supermercados, sin embargo, a veces es inevitable.

La clave para una salida exitosa es la organización. Haz una lista donde esté muy claro lo que tienes que comprar y así estimar el tiempo que necesitas permanecer en el almacén y cuál puede ser el momento en el que sea más tranquilo. Esto suele significar ir muy temprano, a media mañana o por la tarde.

Trata de ir al almacén una vez tu bebé haya terminado su siesta, haya comido y esté hidratado. Es mucho menos probable que comience a exigir cosas si su barriga está llena.

Deja que tu pequeño "te ayude". Esto significa dejarlos tocar las manzanas que has elegido o involucrarlos en una conversación mientras tu eliges los productos que necesitas. Por ejemplo: "¿cuál de estas naranjas te parece mejor?" O "¿Qué color de champú te parece mejor, el azul o el rojo?"

Los paseos para comprar ropa

Para la mayoría de los padres esto es una actividad que prefieren hacer solos, sin embargo, ocasionalmente tendrás que llevar a tu pequeño contigo mientras compras ropa.

Aparte de asegurarte de que el bebé tenga la barriga llena y esté bien descansado, necesitas tener cómo distraerlo, puede ser con un juguete o con un libro. También puedes tener en tu celular algunas canciones que sepas que le gustan y que pueden entretenerlo. Ponle unos audífonos y déjalo disfrutar de la música.

Lo mejor es mantener al bebé en el cochecito y buscar tiendas que tenga probadores amplios. Asegúrate de mantener a tu bebé con correa y bajo tu mirada vigilante todo momento. Por lo general, se interesan mucho en los espejos y te observan mientras te pruebas la ropa.

Trata de ser flexible siempre que lleves a tu bebé contigo. Es importante aceptar que incluso con la mejor voluntad del mundo, las cosas pueden no funcionar. Tu bebé puede decidir hacer una escena y puede que tengas que dejar pendiente tu lista de cosas por hacer, mañana será un nuevo día.

Te puede interesar

Tecnicas de lectura para ninos

  • Comienza a leerle a tu hijo desde el momento en que nace. Nunca es demasiado pronto para animar a tu hijo a desarrollar el amor por la lectura.
  • Léele a tu hijo todos los días. Haz que la lectura se vuelva una parte esperada y agradable de su rutina diaria.
  • ¡Haz la lectura divertida! Si te gusta leer, él también lo disfrutará y aprenderá a asociar la lectura con algo divertido.
  • Elije libros con los que tu hijo pueda identificarse como aquellos que se relacionan con sus experiencias de vida.
  • Crea una conexión personal entre tu hijo y un libro.
  • Haz libros con tu hijo, acerca de él, de su familia, de su escuela, de su vida, entre otros. Esta es una gran manera de fomentar el amor por los libros.
  • Asegúrate de que tu hijo te vea leyendo, ya sean sus libros, el periódico o la caja del cereal, si ven que te gusta leer, también querrán hacerlo.
  • No escojas libros demasiado largos o complicados para su edad y experiencia. Si están cansados y confundidos por la dinámica, no querrán continuar.
  • ·• Lleva a tu hijo a una de las actividades de cuenteros en tu biblioteca más cercana. Estas actividades son a menudo seguidas por actividades artísticas y tu hijo asociará la lectura con diversión.
  • Elogia todo intento de lectura de tu hijo, incluso cuando son pequeños y sólo están "leyendo" de memoria o están cometiendo muchos errores. Cualquier esfuerzo que ellos hagan debe ser elogiado y recompensado.
  • Cómprales libros como regalos o recompensas sorpresa por su buen comportamiento.

Consejos para los padres

  • Lee a tu hijo todos los días.
  • Haz que la lectura en voz alta sea parte de la rutina de tu hijo. A los niños les gustan las rutinas diarias, estas les ayudan a sentirse seguros. Leerle a tu hijo es una muy buena forma de terminar el día y una buna forma de prepararlos para ir dormir.
  • Elije libros con los que tu hijo pueda estar identificado y pueda interactuar, libros de repetición, rimas, historias predecibles o libros con patrones de palabras. Estudios han demostrado que leerles a los niños este tipo de libros mejorará notoriamente la manera en que aprenden.
  • Elije libros apropiados para su edad y con temas que llamen la atención de tu hijo.
  • Utiliza los libros duros y gruesos para los bebés. No se dañarán incluso sí pasan más tiempo en la boca de tu bebé que en sus manos.
  • No trates de enseñarle a tu hijo cuando estés leyendo con él. Haz que la lectura sea divertida y deja que tu hijo te interrumpa, haga preguntas y te cuente la historia si la conoce.
  • Se expresivo cuando leas. Si te emocionas con la lectura, tu hijo también se emocionará.
  • Incluso si tu hijo ya pueda leer solo, sigue leyéndole.
  • Pon sus libros en una estantería baja o en contenedores plásticos que puedan alcanzar y acceder fácilmente.
  • Haz libros con tu hijo. Esto ayuda a fomentar la lectura y es divertido para la familia también. Utiliza fotografías de tu hijo, de tus familiares, mascotas, juguetes u otras cosas que tu hijo reconozca en cada página. También puedes pegar un pedazo de papel, tela u otros elementos con textura que tu niño pueda sentir. Escribe una palabra o dos en letras grandes y claras debajo de las imágenes y júntalo todo con grapas o cintas.

Técnicas para incentivar la lectura

Es más probable que un niño que disfruta de la lectura preste atención, la cual es esencial para el aprendizaje. Estas son algunas técnicas que los padres pueden adoptar para incentivar a que sus hijos disfruten de la lectura.

  • Deja que tu hijo pase las páginas a su propio ritmo. Está bien si él quiere saltarse parte la historia.
  • Las palabras no son tan interesantes para los niños pequeños quienes no siempre las entienden. Puedes hacer la experiencia de lectura más interesante haciendo referencia a las imágenes y estableciendo conexiones con la vida cotidiana de tu hijo. No temas en desviarte un poco de la historia ya que a los niños les encanta cuando se hacen conexiones.
  • La interacción con las historias y la adaptación de las mismas son unas de las cosas más efectivas que un padre puede hacer para incentivar a su hijo a leer y ayuda a que los libros sean más divertidos.
  • En vez de corregir la pronunciación de tu hijo, ayúdale a mejorar su entendimiento. Su lectura mejorará conforme él se familiarice con las palabras y los sonidos.