La ansiedad por separación en los niños

¿Tus hijos lloran, se vuelven ansiosos y tienen crisis emocionales cada vez que sales de su habitación? ¿Se aferran a tus piernas, se niegan a separarse y se lamentan sin parar hasta que los levantas?

Sigue leyendo para entender más acerca de la ansiedad por separación en los niños y lo que puedes hacer al respecto.

¿Qué es la ansiedad por separación?

La ansiedad por separación ocurre cuando los niños tienen miedo de ser separados de sus padres y de las personas más cercanas. Por lo general, comienza a aparecer cuando un bebé tiene alrededor de seis a ocho meses y puede durar hasta el cuarto cumpleaños. Aunque generalmente dentro de este tiempo hay períodos en que la ansiedad mayor o menor.

¿Por qué mi niño es así?

Puedes sentirte sola frente a este problema, pero en realidad no es así. La ansiedad por separación en los niños es tan común que se ve como una parte normal del crecimiento. Los niños pasan por etapas para aprender a confiar en otras personas ya que necesitan desarrollar conexiones emocionales con aquellos que llenaran sus necesidades de supervivencia.

¡Todo depende de mí!

Los niños pequeños creen que el mundo entero gira alrededor de ellos y todo el mundo está aquí para su beneficio por lo que cuando las cosas no van como quisieran, pierden el control y lo demuestran con sus acciones y el lenguaje verbal.

Los niños pequeños no saben cómo comportarse de manera socialmente aceptable, ellos son totalmente egocéntricos y lo que quieren, lo quieren en ese momento y no tienen la capacidad cerebral para entender que otras personas también tienen necesidades.

Cada niño se comporta de su propia manera y algunos son sólo un poco menos escandalosos cuando se trata de mostrar sus emociones.

Los niños pequeños también necesitan progresar a través de complejas etapas de desarrollo emocional y si se saltan una etapa, puede significar que tendrán algunos problemas en la construcción de relaciones de confianza con los demás durante su vida adulta

No creas que tu bebé siempre debe presentará ansiedad por separación. Con la orientación correcta y un poco comprensión, podrás apoyar a tu pequeño a través de esta etapa.

Lo que realmente significa la ansiedad por separación

El niño te está demostrando que te ama de la mejor manera que sabe hacerlo y su necesidad de seguridad emocional es tan fuerte que usa cualquier manera posible para obtener tu atención. Eso significa ser ruidoso y llorar para conmoverte.

Si tu niño pudiera decir las palabras "necesito que estés cerca de mí", lo haría. Pero debido a que sus habilidades lingüísticas todavía están en desarrollo, tienen que demostrar esta necesidad a través de su comportamiento, ese aferro, llanto y tristeza realmente es un grito de cercanía.

Primero lo primero

• Considera hacerle un chequeo médico a tu niño, aunque rara vez, la ansiedad por separación está relacionada con problemas de visión o audición.

• Habla con tu pareja sobre cómo manejar esto. La consistencia es importante.

• Piensa en tus propias necesidades emocionales. A veces la ansiedad por separación en los niños puede ser causada por la necesidad de reconocimiento que los padres que deberían estar recibiendo de otras personas.

Consejos para lidiar con la ansiedad por separación en niños

Manejar la ansiedad por separación en niños pequeños no es una tarea rápida ya que toma tiempo que los niños construyan sentimientos de seguridad a un nivel manejable y que no se sientan abrumados por sus emociones.

• No dejes que tu niño dicte cuál de los padres le da más tranquilidad. Dos padres cariñosos pueden dar una retroalimentación positiva.

• No hagas caso cuando se quejen y griten, responde al llanto real para darles atención.

•Mantente ocupada. No dejes los trabajos del hogar o el trabajo remunerado porque tu niño esté ansioso, crear un ambiente “ideal” no ayuda a niño a aprender las habilidades necesarias para la vida real.

• Habla con tu niño. Si vas a otra habitación, dile dónde estarás y también que volverás.

• A veces a los niños pequeños les gusta tener un juguete de peluche para sujetar. Esto puede ayudar a que se sientan seguros, pero no te preocupes si tu hijo no tiene su propio objeto de aferro.

• Habla en un tono tranquilizador y comprensivo. Los niños pequeños necesitan saber de la ansiedad de sus padres para estar tranquilos.

• Dale afecto cada cierto tiempo con abrazos y besos inesperados.

• Considera alguna guardería o niñera por un par de días a la semana. La exposición a otros niños y adultos ayuda a desarrollar habilidades sociales.

Cómo lidiar con la ansiedad por separación de la guardería

• Buscar que estén cómodos en la guardería es lo mejor para ti, tu niño y para sus cuidadores.

• Haz la investigación de qué guardería es la más adecuada para tu hijo. Si no te sientes 100% segura entonces te sentirás ansiosa.

• No prolongues las despedidas. Esto hace peor la ansiedad por separación. Dile a tu niño que te tienes que ir pero que volverás.

• Dile a tu hijo a qué hora regresarás y dales una referencia para que entiendan, por ejemplo: "Volveré cuando te hayas despertado de la siesta".

• No dejes que tu niño vea que te entristeciste ya que seguirán tu ejemplo. Guarda tus propias lágrimas para cuando estés afuera y lejos de su vista.

• Cuando estén juntos, sean felices y afectuosos. Busca el equilibrio entre afecto razonable y demasiado afecto.

•Ser sobreprotector puede afectar de manera negativa. Los niños pequeños pueden interpretar la intranquilidad de sus padres haciéndolos ver que hay algo de lo que realmente hay qué preocuparse.

10 Consejos para lidiar con la ansiedad por separación

1. Espera decaídas emocionales cuando tu niño esté cansado y/o tenga hambre.

2. Es importante ser justo y razonable. No esperes que tu niño se comporte perfectamente todos los días, todos tenemos derecho a buenos y malos momentos.

3. Sé consistente. Los niños pequeños necesitan la seguridad de que sus padres respondan siempre de la misma manera.

4. Sigue las rutinas. Éstas ayudan a los niños a aprender sobre la predictibilidad y los resultados.

5. Sé justa. Si tienes más de un hijo, trata de darles la misma cantidad de atención. Los niños tranquilos también necesitan la atención de sus padres.

6. Sé realista acerca de las habilidades de tu hijo. El desarrollo social y emocional varía de un niño a otro por lo que no todos hacen las mismas cosas al mismo tiempo.

7. Elogia el comportamiento positivo. Cuando tu niño esté jugando bien y no exija tu atención, dales mucho reconocimiento y felicítalos.

8. Sé el modelo de comportamiento frente a la separación. Mantén las despedidas con otras personas de forma feliz, tranquila y optimista. Esto ayudará a tu niño a aprender que decir "chao" no es tan malo.

9. No limites los compromisos sociales. Los niños pequeños se benefician al ver a sus padres hablando con otros adultos y niños. El aislamiento no funciona y puede empeorar la ansiedad por separación.

10. Haz que todo sea especial y busca tiempo de calidad con tu hijo diariamente. Los niños pequeños buscan afecto si sienten que no están recibiendo suficiente y el mal comportamiento puede ser un signo de que necesita más atención, no menos.

¿Qué no hacer cuando se presenta ansiedad por separación?

• El castigo empeora la ansiedad por separación. Golpear o lanzar cosas, gritar o amenazar no funciona y hace que los niños pequeños se asusten.

• Asume que tu niño es particularmente sensible o frágil. Esta es una etapa de desarrollo.

• Alejar a tu niño no ayudará. Tu puedes sentir que no tienes suficiente espacio personal, pero recuerda que esta etapa pasará así que sé paciente.

• No compares a tu hijo con los demás. La genética, el género, el medio ambiente, la personalidad y la experiencia juegan un papel importante en la forma en que los niños se separan de sus padres.

• Evita dar retroalimentación positiva frente a la ansiedad por separación. Las recompensas de alimentos, regalos y juguetes pueden ser malinterpretadas.

Recuerda…         

• Tu niño pequeño no está tratando de hacerte la vida difícil. Su cerebro aún es inmaduro así que dales el tiempo de evolucionar y aprender otras maneras de ganar tu atención.

• Mantén la calma y el control de tus propias emociones. Ver a nuestros hijos tristes nos estresa y así debe ser, pero sé el adulto y un ancla firme y segura.

• Es importante cuidar de tus propias necesidades. Los padres que lo dan todo no tienen ninguna reserva para sí mismos.

¡Recuerda esto!

Trata de no preocuparte. La ansiedad por separación del niño no es el reflejo del comportamiento permanente. Los niños evolucionan hacia lo que llegarán a ser.

Este artículo fue escrito por Jane Barry Enfermera infantil, madre y directora de www.mybabybaby.com.au

Te puede interesar

Juegos al aire libre

Niños activos en el juego

Tanto las experiencias de juego en interiores como al aire libre son importantes para el desarrollo de los niños. Algunas investigaciones recientes han demostrado una disminución en el número de niños que participan en el juego al aire libre aun cuando éste es crítico para el correcto desarrollo de los niños. Los espacios al aire libre son lugares ideales para que los niños participen en un juego desenfrenado con arena, agua, pintura y otras actividades artísticas y manuales. El patio exterior ofrece una variedad mucho más amplia de materiales naturales para estimular los sentidos. Los niños pequeños disfrutarán jugando con la suciedad, las hojas, los ladrillos, las rocas, la corteza, el agua, las plantas y las flores.

Las piscinas inflables son ideales para jugar en el agua y tu niño disfrutará salpicar y patalear, incluye tazas y recipientes de diversas formas y tamaños para apilar, escurrir y verter. Las máquinas de burbujas también son ideales para desarrollar la conciencia espacial cuando tu hijo intenta con entusiasmo capturar burbujas que flotan por el aire.

A medida que los niños pasan a ser preescolares (2-5 años), se involucran en un juego más activo, están aprendiendo a usar juguetes de ruedas y disfrutan de escalar grandes estructuras en los parques. Tu hijo también disfrutará jugando con pelotas, juegos de bolos, cuerdas para saltar y juegos de raqueta. El aire libre ofrece más oportunidades para que los niños participen en el juego activo, importante para el desarrollo de habilidades motoras como correr, equilibrarse, perseguirse, lanzar y atrapar. El juego activo al aire libre tiene muchos beneficios para la salud ya que mejora la condición física de tu hijo, reduce las posibilidades de obesidad y promueve el bienestar general.

El juego al aire libre también ofrece a los niños oportunidades para explorar su entorno en relación con ellos mismos, crean sus propios lugares para jugar y participan en experiencias de juego imaginativas tanto con apoyos realistas (por ejemplo, cubículos, tiendas de campaña, líneas de ropa, camiones) como simbólicos (por ejemplo, cartones, troncos, rocas). Los espacios de juego al aire libre son excelentes para aquellos momentos en que los niños quieren jugar juegos que implican mucho ruido o riesgo de la caída. Utiliza estas oportunidades para hablar con tu hijo acerca de qué significa estar dentro y fuera de la casa y de los diferentes volúmenes que van con estos.

El juego activo al aire libre puede ser estimulante y crea oportunidades para que los niños aprendan y desarrollen el autocontrol. Algunas investigaciones han demostrado que los niños populares son más afines a participar de juegos físicos con sus compañeros. Los niños impopulares, por otra parte, parecen experimentar dificultades con la intensidad del juego físico y a menudo, se vuelven exagerados y "pierden de control". Al jugar activamente con tu hijo, no sólo estás promoviendo la buena salud y el desarrollo físico, sino que estás proporcionándoles la oportunidad de desarrollar habilidades esenciales que les ayudarán en sus interacciones sociales con sus compañeros.

Escrito por la Dra. Cathrine Neilsen-Hewett y proporcionado a nosotros por KiDS Central y el Centro de Aprendizaje Temprano.